lunes, noviembre 07, 2011

Eva (Kike Mailló, 2011)

Alex (Daniel Brühl), un ingeniero experto en robótica, es convocado por su antigua escuela para retomar un proyecto que dejó a medias diez años atrás: la creación un niño biónico. Alex encuentra su inspiración en Eva; la hija de su hermano David (Alberto Ammann) y Lana (Marta Etura), ambos científicos y antiguos compañeros de Alex.


Cada intento del cine español de abordar la ciencia ficción, merece de por sí una mención. La apuesta por este género lleva implícitos el sacrificio y el riesgo, pues a pesar de nuestro perfeccionamiento técnico, creo que el fantástico en España aun camina sobre una débil línea que a duras penas separa la auténtica película de género, del fracaso más estrepitoso.

A mi modo de ver, Eva se encuentra justo en esa línea. No es un fracaso estrepitoso, pero tampoco es la quintaesencia de la ciencia ficción, ni desde luego una obra maestra. Es un loable tributo de su realizador (el debutante Kike Mailló) al género fantástico.  Aplaudo su valentía; en ningún caso es Eva una mala película.


Su propuesta ha sido usar la ciencia-ficción como telón de fondo para una historia sentimental, a lo que ayuda una fotografía intimista y un uso mesurado de los efectos especiales, sin que por ello dejen de lucir asombrosos en algún momento concreto. El software de "mecánica emocional" que usa Alex, o su mascota biónica, son efectos realmente cuidados y sitúan a Eva a la altura de las grandes producciones norteamericanas.

El reparto está correcto, con un convincente Daniel Brühl a la cabeza, un actor que cada vez me gusta más, por lo realista y natural - casi "casual" - de sus interpretaciones, secundado por Marta Etura, Alberto Ammann y el grandísimo Lluis Homar, en un registro insólito para él. La niña Claudia Vega, sin llegar a ser un "descubrimiento", no lo hace nada mal.


Pero algo le falta a esta película. El drama personal de Alex no logra despertar el suficiente interés y la revelación final, aunque inesperada, tampoco resulta emocionante. El guión no profundiza en los aspectos morales de la robótica y se limita a exponernos ese futuro plausible donde las máquinas emocionales son una realidad. Además, no tolero que, acaso con el propósito de impactar desde un primer momento, el director decida colarnos un spoiler en toda regla al principio de la película. Para manejar los tiempos narrativos de forma ingeniosa hace falta mucho tino y no siempre es necesario u original comenzar por el final. A mi desde luego me mató gran parte de la intriga.

Digamos que Eva es una historia agradable, sencilla e intimista, bien filmada. Sólo cabría esperar en ella un poco más de compromiso moral con el espectador, o perfilar mejor a sus personajes, para compensar la, por otro lado, acertadamente sobria propuesta técnica.

4 comentarios:

SuperLopez dijo...

Pero ¿de que va la película? ¿Se queda en el protagonista vuelve a diseñar un niño robot fijándose en la sobrina?
Es decir, ¿no sucede nada más?

Vertov dijo...

Amigo Superlopez ¡Claro que pasan más cosas! En mis críticas prefiero contar sólo lo imprescindible del argumento, sin revelar detalles de la trama. Como cuando te compras una peli en DVD y le das la vuelta ¡No te van a contar el final!

Es más, me parece inutil emplear 3 párrafos - bien gordos - para contar el argumento y sólo uno en la crítica pura y dura (como hacen muchos blogueros). Yo prefiero entrar cuanto antes en el análisis, y no spoilear al posible espectador.

Un saludo!

Carol dijo...

Terminaré viéndola porque, como bien dices, es algo nuevo en el panorama cinematográfico español, aunque sin esperar mucho. Es cierto que tiene grandes actores, me encanta también Daniel Brühl, no sé cómo lo consigue pero hace que todos sus papeles sean creíbles, pero ya me imagino que se queda todo el film en un quiero pero no puedo. Un abrazo

Jinete Fantasma dijo...

Pero no me digas que no tiene un toque "Beautiful Girls" que te gustó :D