viernes, octubre 14, 2011

El Señor de los Anillos (Peter Jackson)

No me engaño. Se que además de los gustos personales de cada cual, hay ciertas corrientes de opinión en las que uno se va encorsetando sin darse apenas cuenta, aceptando como verdaderas o plausibles ciertas convenciones. Hay perfiles sociales que, si bien están estereotipados, guardan un sustrato de verdad. Por ejemplo; si rondas la treintena y creciste con el cine fantástico de Spielberg y Lucas, es muy posible que también te rindas a la magnificencia épica de la Trilogía de El Señor de los Anillos. Tanto más si uno tiene cierta formación al respecto de las técnicas de postproducción y efectos visuales.

Aunque me niego a entrar en ese saco, si es cierto que como muchos, fui uno de los que a raíz del estreno cinematográfico de La Comunidad del Anillo (Peter Jackson, 2001) se hizo con los libros de J. R. R. Tolkien para leerlos, quizá tardíamente, por primera vez. En su día, quedé maravillado por la fantasía y la aventura que destilaba la novela, y esperé pacientemente el estreno de las dos películas que completarían la trilogía: Las dos torres  y El retorno del rey (Peter Jackson, 2002-03) .

Una cosa si es cierta. Jamás el universo de Tolkien fue ni será retratado en el cine con tanto cuidado y esmero. Las películas de Peter Jackson rezuman una impresionante calidad técnica y atención al detalle. Nada ha sido omitido: cada máscara, cada armadura y cada matte painting alude con fuerza al mundo imaginado por el escritor británico. Los fans pueden estar contentos. Sí, porque además, la fidelidad al libro es profusa y absoluta, salvo algunos detalles duramente criticados en su día, pero perdonados y olvidados al poco tiempo.

Peter Jackson pasó de dirigir títulos como Mal gusto (Bad Taste,1987) y Braindead, tu madre se ha comido a mi perro (Braindead, 1992) a dar vida a uno de los textos de narrativa fantástica más respetado y temido por la industria cinematográfica. Después de algunos trabajos divertidos y canallas, abrazó los grandes presupuestos y actualmente se codea con el mismísimo Spielberg.

No obstante, a mi modo de ver, tampoco hay para tanto con El Señor de los Anillos, e incluso me atrevo a soltar la manida frase: "están sobrevaloradas". No las he revisado recientemente y escribo basándome sólo en mi memoria. Pero sí que vi varias veces La Comunidad del Anillo, y un par Las Dos Torres y El Retorno del Rey. El problema principal de estas películas es el tratamiento de la historia y la supeditación a un envoltorio deslumbrante que oculta no obstante serias carencias narrativas.



No negaré que la primera parte funciona bien. Tiene un prólogo inquietante, una hermosa introducción y un desarrollo emocionante y variado. Su larga duración se soporta gracias al cambio continuo de escenarios, a cual más espectacular, y el desfile incesante de pruebas y peligros para nuestros héroes. No ocurre lo mismo con Las Dos Torres. De repente, la vivacidad de que hacía gala su predecesora, desaparece en este segundo acto, estanco, lento y aburrido hasta el hastío, donde llegamos a plantearnos si no hubiera sido mejor eliminar una o dos escenas en lugar añadir los 50 minutos de su edición especial. 


La línea argumental relativa a Frodo, Sam Gamyi y Gollum, es agotadora. La desconfianza de Samsagaz hacia Gollum queda patente gracias a unos diálogos repetitivos y cansinos. Dicho de otra forma, hay cuatro o cinco escenas iguales. El resto de la película aguantaría el tirón si no fuera por una mal entendida fidelidad al texto de Tolkien. Habrá quien se eche las manos a la cabeza, pero siempre he defendido que el cine y la literatura son lenguajes distintos y que una innecesaria fidelidad puede ser contraproducente (vease El Resplandor de Mick Garris) ¿Hay necesidad de reproducir hasta el milímetro cada pequeño detalle, a riesgo de confundir y/o perder definitivamente al espectador? La cantidad de información vertida en las películas de Peter Jackson, y sobre todo su extensa duración, llega a ser abrumadora. Este tratamiento quizá hubiera sido lícito racionado en capítulos de cuarenta minutos - Jackson podría haber dado forma a una gran serie de televisión - pero se hace denso y carente de interés si tenemos que permanecer inmóviles ante la pantalla durante tandas de 4 horas.


El Retorno del Rey vino a mejorar un poco la situación; la recuerdo más entretenida y variada que Las Dos Torres, pero  para entonces la llama de la aventura y mis espectativas se habían apagado. Los personajes parecían cada vez más de cartón piedra. Una mirada perdida, un tono de voz quebradizo y un brillo en los ojos añadido en postproducción, parecían ser suficiente para disimular un diálogo recargado y artificioso que no hace más que repetir frases huecas revestidas de épica y heroísmo (como en Star Wars, lo admito). El Monte del Destino, el Anillo, la misión, la cuestiones morales y el valor.... todo ello había perdido su sentido y sonaba más a una cantinela que a otra cosa. Las escenas emocionantes, el clímax y el epílogo sí me llegaron a emocionar, gracias principalmente a manidos recursos cinematográficos de la vieja escuela (música, fotografía, etc.). Ya sabemos que el caldo de la vieja escuela siempre nos salva los garbanzos.


Por lo demás, y aunque sea cine fantástico, se echa de menos un mayor realismo a lo largo de las 12 horas que dura el enredo. Algo más de barro, sangre y entrañas. Menos filtros de postproducción, etalonaje y efectos especiales. No se si por suerte o por desgracia, con El Señor de los Anillos empezaba a tomar forma un nuevo concepto visual fuertemente apoyado en la fase de postproducción; una tendencia todavía en alza y que ha tenido su máxima expresión en la sobrecargada irrealidad de 300 (Zack Snyder, 2006) o en la inminente Inmortals (Tarsen Singh, 2011). ¿Dónde quedó el realismo desgarrador de las batallas de Braveheart (Mel Gibson, 1995)? La epopeya de William Wallace empieza a parecer una película clásica (o casi documental) frente a la estilizada saga de El Señor de los Anillos.
 
Así lo viví yo. Mis excusas a los acérrimos fans de la saga, cuyos motivos para defenderla también son loables y fundados.

Namasté, digo Namarïe.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Duras críticas a una saga que casi me hace llorar.. Me cuesta permitirlo, pero no piento amparar lo inamparable. Insipida/tediosa/impudorosa. Eso me pareció "Las dos Torres". Y aunque mi amor a Peter siempre será eterno y puro, no voy a cubrir esta roca de dos horas de la ácida lluvia que cae por algunos foros, con una capa de caridad frikiana. Mi pareja se durmió en el cine y eso es un hecho. Por lo demás, Amén Mr. Jackson

Eliza Day dijo...

Hmmm el mayor problema de ESDLA es que es un libro muy complicado de adaptar. Pero me parece una adaptación magnífica. Si.
Me llama la atención eso que dices primero de las carencias narrativas... cómo no va a tener carencias narrativas si lo comparamos con el libro? el señor Tolkien es uno de los mejores narradores y descriptores de todos los tiempos, es normal que la trama pierda al intentar condensar todo ese mundo en una película a la que 3 horas no le son suficientes siquiera.
Y también me llama la atención lo de que hayas echado de menos sangre y esas cosas. En el libro las batallas duran como mucho, mucho dos páginas. Y eso del mayor realismo... en el momento en que ves orcos luchando, es lo último que tienes que esperar. Es lo que tiene que sean batallas dirigidas por Jackson y no como tú dices, por la bestia parda de Mel Gibson, que para Apocalypto y tal, está muy bien, pero no me gustaría ver eso en ESDLA. Me gusta que sea estilizada e irreal. El realismo está sobrevalorado jajaja.

Vertov dijo...

Amigo Anónimo ;).

Me alegra ver que tenemos opinión parecida con respecto a Las Dos Torres. Isípida y tediosa sí. Pero ¿Impudorosa? Que yo recuerde no sale ninguna tetilla, matojillo, etc :) A no ser que te refieras a su "pornografía visual", alardes y demás ¡Gracias por cometnar!

Gracias a tí también, Eliza. Me temo que no me he explicado bien. "Carencias narrativas" no al compararla con la novela, sino la peli en sí. Valgan como ejemplo los diálogos que menciono de Sam Gamyi. Hasta Jackson confesó su dificultad para adaptar Las Dos Torres. Repito, una película no es una novela e imperan otros códigos, y sobre todo una bien entendida capacidad de síntesis.

Fíjate, dices que la peli "pierde al condensar" y yo lo que pido precisamente es mayor "condensación" :D

"Echar de menos algo más de sangre": era una manera de decir que echo en falta cierto realismo, no la brutalidad de Mel Gibson en LA PASIÓN, pero algo más terroso y cercano. Para que me entiendas, todos los planos de El Señor de los Anillos tiene retoque de color, difusión o elementos como humo y fuego. Todo creado a posteriori, efectivo y efectista. Me gusta esta estética hasta cierto punto, pero luego compara uno con Braveheart, y entona el típico canto: "Ya no se hacen pelis como las de antes".

Pero tienes razón, es una película fantástica y no puedo esperar un resultado similar al de Braveheart o el Soldado Ryan, al menos hasta que cambien de nuevo las tendencias.

¡Que vaya bien por Holanda!

Syrio dijo...

Estoy bastante de acuerdo con tus apreciaciones, tanto las positivas como las negativas. Y lo dice uno que tiene las tres ediciones especiales, me parece admirable la adaptación que consiguió Peter Jackson de esta novela.

Quizás ayude que fué la primera y la novedad, podría ser, pero mi preferida es "La comunidad del anillo". Para mi es un ejemplo claro de que se podrían haber mejorado la 2ª y 3ª parte, en la agilidad de la narración. "La comunidad del anillo" no se me hace pesada en ningún momento, lo que comentas de la variedad de escenarios y personajes le vienen muy bien al ritmo, se podría considerar una road movie ¿verdad?.

Aún así, se nota que Peter Jackson es un auténtico fan de Tolkien, porque esta gran adaptación no se consigue sólo con talento, dinero y buenos técnicos, estoy convencido.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Pues como ya te dije por el facebook, totalmente de acuerdo. Maravilloso bestuario y fotografia, e incluso una buena primera parte, pero en general peliculas demasiado largas, y muchos dialogos dialogos absurdos (por dios que alguien le tape la boca a ese enano!). Lo de "Las dos torres" ya es brutal, con diferencia la peor y mas tediosa (aunque mejora con la version extendida). En favor del bueno de Peter, decir que el trabajo a realizar era muy duro, tanto en la adaptación en si como en contentar a las legiones de fricazos que esperabamos las pelis como agua de mayo. Por lo demás a esperar que con el hobbit lo haga mejor (siempre pensé que era la pelicula perfecta) y a los que sólo se hayan leido el señor de los anillos, recomensarles que se lean el Silmarillion, un latazo de primera parte, pero unos 3/4 finales memorables.

1saludo.

Vertov dijo...

Syrio y Anónimo (Javi, supongo, poned nombre aunque sea seudónimo, leñe!) :D:D:D:D

Parece que estamos bastante deacuerdo en que "La Comunidad del Anillo" es una gran película de aventuras, si bien no llegue a ser una obra maestra ¿Una road movie? Es posible... al fin al cabo se trata del típico viaje iniciático del héroe, que lo mismo puede hacerse a lomos de un caballo que sobre una Harley Davidson. Jejejeje...

Qué duda cabe que son unos libros complejos y difíciles de adaptar. "Las Dos Torres" era una prueba de fuego incluso más riesgosa que "La comunidad".

Todo tiene un límite. Puedo tolerar que durante dos o tres horas, se me sumerja en un mundo irreal, fantástico y maravilloso. Pero doce horas son muchas y al final del Retorno del Rey, tanto elfo, tanto hobbit y tanto efecto especial empieza a ser empalagoso, cargante y hasta narcisista, en plan "Mira que bien lo hemos hecho..." Me parece que al final P.Jackson está forzando la máquina, confiado de que los fans aguantan 3, 12 y 24 horas si hace falta.

Sin embargo, el formato televisivo (bien hecho, al estilo de Juego de Tronos) le hubiera ido que ni pintado a "El Señor de los Anillos". En cambio, "El Hobbit" es como dices muy acertadamente "la película perfecta", una historia compacta, sólida y sin fisuras, y entretenida como la que más.

Saludos!

Raul V.Z. dijo...

Vertov, soy del foro Mundo DVD, y he de decir que estoy totalmente de acuerdo con tu critica. Menos mal que alguien mas piensa como yo.
No cabe duda que ESDLA es un espectaculo cinematografico impresionante, tecnicamente esta muy trabajada y conlleva un esfuerzo creativo titanico, pero no me acabo de convencer. Todo me parece "prefabricado", es decir todo muy bien puesto, todo en su sitio,todo demasiado irreal, asi mismo me parecio fria, le falta chispa, le falta alma, no es que narrativamente tenga carencias o no es que no ha sabido transportar del todo la esencia del libro (que conste que lo lei cuando ni sabia que se iban a hacer las peliculas). Muy buenos efectos especiales, si, muy buen atrezzo pero le falta emocionar, llegar al publico, cosa que solo consigue en contadas ocasiones. Personalmente hubiera preferido una pelicula con menos presupuesto pero mas humana. Peliculas de los 80 como "Lady Halcon", "Willow", "Excalibur"... con mucho menor presupuesto, con todos los fallos o carencias que querais pero te llenaban te emocionaban, se te quedaban grabadas, ESDLA la recuerdas como un gran espectaculo, como una adaptacion decente, nada mas.

Vertov dijo...

Qué puedo decir, amigo Raúl.

Me agrada ver que no soy el único en relativizar la grandeza de estas películas. A mí también me hubiera gustado un look más al estilo de Willow o Excalibur para el Señor de los Anillos.

Desgraciadamente esa estética más "terrena" nunca volverá, pero podemos recordarla en nuestros DVD's y mascullar entre dientes la falta de alma de las producciones actuales.

Somos hijos de nuestro tiempo, qué vamos hacerle. En el futuro los jóvenes de hoy en día quizá defiendan El Señor de los Anillos frente a lo que sea que haga entonces.

Mientras tanto, a mi el barroquismo visual de El Señor de los Anillos me sigue tirando patrás.

Gracias por comentar!

Lurz Mcenzy dijo...

Soy el único o veo esta critica como una autofelación? La libertad de critica es un derecho, pero de ahí a basarlo en los conocimientos de AE o Combustion me parece una falacia...es como ser ingeniero informático y basándome en esos conocimientos, critico la película "la red social" o cualquiera en la que se use un ordenador.
No quiero ser duro pero tachar de recursos manidos a la música, fotografía, etc...perdona pero eso son elementos básico de cualquier película, otra cosa que esos elementos combinados den mejor o peor resultado, pero ahí esta la batuta del director y PJ me parece un realizador tan bueno que con la trilogía ha dejado su mayor puntuación. No soy un defensor acérrimo de la trilogía pero si soy simpatizante y por ello exijo un mínimo de seriedad y de bagaje cultural cinematográfico como para basarlo todo en la duración, diálogos y efectos especiales
De verdad, no quiero seguir, pero me siento estafado con este articulo.
No quiero ser hiriente, solo quiero sentido común...
Nos vemos en el foro.
Lurz.

Vertov dijo...

Amigo Lurz.

¿Una estafa? ¿Una autofelación? No, es sólo una opinión, más o menos compartida, pero tremendamente honesta y sincera. No me has entendido. Mi vinculacion al mundo de la pospro la menciono de forma anecdótica, lo que digo es que, ya que "se algo de eso", quizá se esperara de mi que la trilogía me fascinase, y no fue así. Digamos que entro "dentro del perfil de los que les gusta", eso era lo que pretendía decir. No me "baso en mis conocimientos" para criticarla, como tu dices. Me acerco a ella como espectador.

La critico porque tengo boca, manos y un bloguito. De narratividad, guión y diálogos algo se, y si estos aspectos son erróneos, me resulta razón de peso para basar mi crítica en ellos. Sí, una historia fallida es algo gravísimo, perdona que te diga. Creo que hay seriedad en mis palabras sobre El Señor de los Anillos. Lo creo sinceramente.

Al margen de mi crítica, te diré que casi cualquier blog es una "autofelación" como tu la llamas, y aunque así fuera la palabra que has usado me parece irrespetuosa y chabacana. Pero prefiero contestar las críticas negativas que borrarlas y esconder el bulto.

Saludos, nos vemos por el foro.