domingo, agosto 21, 2011

Super 8 (J.J. Abrams, 2011)

Por fin llegó Super 8, la esperadísima producción de Steven Spielberg, dirigida por J.J. Abrams, responsable de la serie Perdidos y director de la divertidísima Star Trek (2009). Desde los primeros teasers las expectativas sobre esta fantasía de ciencia ficción se situaron en lo más alto, lo cual implicaba en mayor o menor grado una posible gran decepción.

Me siento afortunado al poder decir que, en mi caso, no ha habido tal decepción. Super 8 es una absorbente aventura de dos horas en la que los resortes del cine-espectáculo funcionan con la precisión milimétrica de una bomba de relojería. Cierto que el argumento no es nada nuevo, pero ¿Qué guión lo es hoy en día? ¿Acaso no llevamos años sufriendo la mediocridad de interminables secuelas, reboots o remakes?

J.J. Abrams usa arquetipos narrativos y visuales a modo de sólida base sobre la que construir una historia evocadora y nostálgica que no oculta sus raices, sino que las reafirma y las lleva por bandera.


Las virtudes de Super 8 no son pocas, empezando por el acertadísimo casting, en el que colaboraron activamente el propio Spielberg y Rob Reiner, director de aquella simpática adaptación de Stephen King, Cuenta Conmigo (Stand by me, 1986), de la que Super 8 toma más de una idea.

También ayuda a la inmersión una pulcra puesta en escena y una dirección de fotografía intimista sin ostentosos filtros de postproducción (aunque con una buena provisión de destellos de lente artificiales). La música de Michael Giacchino pone la ginda al pastel con una partitura que recuerda mucho a ese otro amigo de Steven Spielberg, John Williams.

Y es que es cierto, abundan los guiños y homenajes al cine fantástico de los años ochenta. El espectador encontrará referencias más que directas a Los Goonies, Encuentros en la Tercera Fase, E.T. e incluso a Evil Dead o La Noche de los Muertos Vivientes, y si no, atentos al nombre de la ficticia planta química que mencionan los chavales en su peli amateur.


Pero igualmente, es injusto decir que el film de Abrams no aporta nada nuevo, pues el respeto y amor al cine y a los modos de narrar clásicos, la brutal sinceridad de esta película y su fino humor blanco son algo decididamente nuevo y refrescante, en el panorama Hollywoodiense de los últimos años.

Desgracidamente, pocas películas están completamente libres de fallos. El guión es a ratos predecible y poco verosímil. La resolución de algunos conflictos o enigmas es demasiado ingenua incluso para una película de género fantástico. Por otro lado, la intensidad dramática de ciertas escenas no alcanza a las las de viejas producciones de Spielberg y aunque al final si que se suelta alguna lágrima, a J.J. todavía le quedan algunas lecciones que tomar de su mentor. En lo personal, tampoco me gustó demasiado Kyle Chandler, pero supongo que será cosa del personaje, porque en King Kong (Peter Jackson, 2005) el hombre estaba inspiradísimo.
 

A pesar de todo, el guión de Abrams (con excepción de un primer acto quizá demasiado largo) se desenvuelve de forma magistral en cuanto a su estructura, su ritmo narrativo y su hábil dosificación de suspense, humor y acción. Creo honestamente que Super 8 funciona y no defrauda. No sólo da lo que promete, sino que lo hace desde una perfección formal que debería ser carnaza de estudio en universidades de cine, y eso es, como dice Charles, valor añadido.

8 comentarios:

Syrio dijo...

Tengo una opinión muy parecida a la tuya. "Super 8" no es una película perfecta, se podría haber mejorado la parte correspondiente a la aventura en sí y, quizás, se queda en la parte superficial de algunos personajes.

Pero "Los Goonies" tampoco era una película que mereciera un gran reconocimiento crítico o técnico, y sin embargo, ¿quién la olvida?.

Para mi, "Super 8" brilla por la emoción que consiguen sus dos actores principales y esa nostalgia y humor tan sanos que tenía este tipo de cine. El monstruo sólo es un mcguffin para desarrollar esa relación.

"Super 8" me gana con el corazón más que con la cabeza, y en estos tiempos eso es muy meritorio.

Anónimo dijo...

Me alegro de coincidir con alguién. Veo que aspirantes a criticos la estan poniendo a parir. Que si no aporta nada nuevo, que si copia, que si el final, que si esto, que si lo otro... Yo fui al cine a ver una peli entretenida que me dejara el regusto de las peliculas de los 80 y lo ha conseguido. Algunos diran que no, pero no pueden pretender ver la pelicula con la misma mentalidad que cuando vieron los goonies o e.t., que me juego el cuello a que muchos ni habian nacido y la vieron más bien tarde y mal. Cuando eres pequeño, te pones delante de la pantalla, todo te sorprende, ahora por desgracia no, pero creo que esta pelicula no esta enfocada a un publico tan analizador y tan critico, sino más bien a intentar hacer disfrutar a los chavales y chavalas, como disfrutabamos nosotros en el cine, con ese gran catalogo de peliculas de los 80, y a nosotros hacer recordar con nostalgia esas peliculas. Yo mismo después de ver super 8, no puede evitar ponerme el dvd de los goonies en cuanto llegue a casa.

Vertov dijo...

Syrio, me ha gustado mucho tu blog, y me alegra ver que coincidimos en muchos puntos. "Super 8" también me ha "ganado con el corazón" como tu dices, y eso a pesar de que en su aspecto técnico también esta impecable.

Amigo Anónimo, al contrario que tú, no he observado aun, críticas demasiado negativas de "aspirantes a críticos" como tú los llamas, en ningún blog o web especializada.
Parece que todo el mundo la pone muy bien.

De todas formas, no es malo fiarse de la gente "no experta" pues son quienes más sinceramente se expresan, tengan o no nuestros gustos.

Volviendo a "Super 8", creo que se esta sobredimensionando todo ese asunto del "ochentismo". La película no es TAN OCHENTERA, y aunque yo mismo haya hablado de los "modos de narrar clásicos", también tiene varias escenas de acción muy comerciales, montadas a un ritmo vertiginoso de videoclip.

Aun es pronto para hablar, pero me encantaría que le fuese muy bien en taquilla, y que el futuro nos traiga muchas otras pelis como esta.

Saludos a los dos y gracias por postear!

Syrio dijo...

Yo si que he observado las críticas que comenta Anónimo en diferentes webs o blogs de cine. De hecho, casi diría que al 50%, y además, con opiniones muy alejas, de extremos.

Coincido también con Anónimo en eso, y en el tema de cómo analizar la película. Si le buscamos tres pies al gato, una seriedad al estilo de las películas de Fincher o Nolan, no la vamos a encontrar y no se disfrutará de la película.

Hay que verla con otra mentalidad, más emoción y menos razón, con mirada de niño y ahí me convence absolutamente.

Posiblemente, los 25 años que han pasado desde "Goonies" han afectado más a unos que a otros...

Gracias por dejarme también tus comentarios, añado tu blog en mi lista, además veo que compartimos el aprecio por la también ochentera "Blade Runner"

Un saludo!

budoson dijo...

Bastante de acuerdo con tu crítica. Y con lo que dice Syrio (sobre todo con lo del mcguffin y con lo de que hay pelis que te ganan y punto.) Como he leído por ahí (bueno, a ver, por ahí; en Filmaffinity): "es una película maravillosa, con nostalgia no de una época, sino de un estilo de hacer cine." Para mí ahí está la clave.

Francisco dijo...

Amigo Vertov, ¿qué decir a estas alturas? Tú, yo y tantos otros somos el "target" ideal de esta película, y es cierto que desde ese punto de vista cumple todas las expectativas habidas y por haber.

Lo pasé muy, muy bien en el cine viendo esta película. La recreación tanto de ese pasado reciente como de la forma de hacer cine en aquella época es intachable. Si no fuera por la mayor sofisticación de los efectos especiales, podría pasar perfectamente por un film rodado en 1980. Por un lado, me sentí niño otra vez. Por otro, lamentaba que esta película me hubiera pillado con 30 años en lugar de 12.

No obstante, si bien es verdad que pasé un rato divertidísimo y hasta memorable, también tengo que reconocer que SUPER 8 no llegó a apasionarme. Conforme avanza la historia, el guión pierde fuerza poco a poco (incluyendo algunas situaciones muy inverosímiles y que me sacarón de la película, como la facilidad con la que los chicos escapan del campo de contención de los militares) hasta llegar al flojo final en los túneles subterráneos con el ET (jojojo) acechando en cada esquina. También eché en falta que se profundizara un poco más en el susodicho ET y los experimentos que el gobierno y los militares llevaron a cabo con él, así como algún que otro personaje muy desdibujado (el profesor de los niños que provoca que descarrile el tren).

Eso sí, el casting es soberbio y hacía tiempo que no veía actores infantiles tan buenos y bien dirigidos (por razones obvias, me encanta el gordito aspirante a director de cine y fan del cine de terror). Y de postre, la peli "El caso" que rodaron los chavales acompañando a lo créditos finales me hizo partirme de risa durante largo rato.

De todas maneras, si bien funciona como un excelente homenaje o "copia" del cine ochentero producido Spielberg, creo que no es una peli tan "redonda" como los precedentes que intenta imitar, ni J.J. Abrams tiene (todavía) el talento y el saber hacer de nuestro amado Steven. Cuando Spielberg homenajeaba un género del pasado (como el de aventuras con "En busca del arca perdida") realizada todo un clásico que renovaba el género en cuestión y superaba a todos sus precedentes, sentando las bases de otra forma de entender el cine. Abrams se ha quedado a medio camino... pero como decía de Anakin el Senador Palpatine en "La Amenaza Fantasma": "Seguiremos con mucho interés sus progesos".

Eso sí, ha sido la peli del verano. ¡Ojalá todos los veranos se estrenaran pelis así en lugar de tanto blockbuster sin alma!

Vertov dijo...

Amigo Francisco, me cuesta tanto ser imparcial con esta película... Abrams ya me ganó con Star Trek y con Perdidos... y con Super 8 me abandoné por completo a mi niñez.

Tienes toda la razón en que el guión se desinfla por momentos. Fíjate que coincidimos incluso en las escenas más fallidas. Cuando dije que "la resolución de algunos conflictos o enigmas es demasiado ingenua" me refería precisamente a a cómo escapan de los militares y a la forma un tanto pobre en que se "desvela" el enigma relativo al monstruo (esas filmaciones acompañadas de voz en off del profesor de los niños).

Pero es lo de menos, como ha dicho el compañero Syrio, Super 8 "me gana con el corazón más que con la cabeza", y estoy contando las horas para que edite en formato doméstico con más ansia de la que me despertaba la reciente edición de Star Wars.

Un abrazo y gracias por pasarte!

Hasta los cojones. dijo...

Que gran película. Me llevé una grata sorpresa.
Salu2 y suerte en el concurso de los 20 blogs.