miércoles, julio 17, 2013

Halloween III, El Día de la Bruja (Tommy Lee Wallace, 1982)

Tommy Lee Wallace (conocido por su irregular adaptación al telefilme de la obra It de Stephen King) tomó el relevo de Rick Rosenthal en 1982 para dirigir Halloween III; The Season of the Witch. John Carpenter, de nuevo en las labores de producción y colaborador en el desarrollo de la historia, concibió la tercera parte de la franquicia como un nuevo comienzo; una trama de terror sobrenatural que dejaba de lado al sanguinario villano Michael Myers, y que tenía como base el origen celta de la fiesta de Halloween.



Cuando un tendero local es asesinado en extrañas circunstancias, su hija Ellie (Stacey Nelkin) y el doctor Challis (Tom Atkins), quien lo atendió antes de morir, se alían para desentrañar el misterio. Su investigación les llevará al viejo asentamiento irlandés de Santa Mira, donde una fábrica de máscaras de Halloween, esconde un macabro secreto que amenaza a toda la población de Estados Unidos.

En esta película no hay ni rastro de Michael Myers, pues la idea de Carpenter era estrenar cada año una historia de terror distinta que tuviera lugar en la Noche de Brujas. Cuando esta idea - a priori muy atractiva - fracasó debido a los bajos resultados en taquilla, no quedó más remedio que "resucitar" a Myers (si es que alguna vez estuvo muerto) en Halloween 4. Pero de momento, centrémonos en esta inusual y aislada tercera parte, sin ninguna continuidad con las dos películas anteriores.

Aun dentro de los parámetros del cine de terror de la época, resulta difícil creerse una premisa tan extraña y pedestre (¿una fábrica de máscaras como alijo del mal?), y tampoco los protagonistas resultan una pareja de investigadores convincentes. Hay un intento de darles cierta dimensión (mediante una verborrea carismática, miradas de complicidad, etc.), pero el guión se rige por unos parámetros de causa-efecto impostados y artificiales. Por decirlo de otro modo, a los protagonistas les viene todo rodado, y su avance en la investigación es casi tan improbable como el romance que ambos viven en el lúgubre motel en que se alojan (velado homenaje a Psicosis, aquí). A nivel actoral, sólo es reseñable el trabajo de Dan O'Herlihy, quien logra una interesante caracterización en el papel de Conel Cochran, el dueño de la fábrica.

  
El tratamiento visual y sonoro es exacto al de las dos entregas anteriores; se puede disfrutar de nuevo de la pulcra fotografía de Dean Cundey y también Carpenter vuelve a firmar la banda sonora, que, usada junto a los efectos sonoros, ahora nos resulta extrañísima sin Michael Myers. En su lugar, son los siniestros trabajadores de la fábrica los que hacen apariciones repentinas y perpetran algún sangriento crimen. En este aspecto es destacable el trabajo de maquillaje de Tom Burman. Hay mucho más gore y tripas que en Halloween I y II, y a decir verdad, disfrute de la mala leche que destilan los asesinatos.

Como no me esperaba demasiado, lo cierto es que pasé un buen rato. La trama se sigue con cierto interés y las escenas truculentas aprovechan al máximo los 2,5 millones de dólares que costó la película. Eché de menos un mayor desarrollo de las viejas tradiciones irlandesas en las que se fundamenta el guión, pero agradecí el sello personal de Carpenter, presente en la banda sonora (atentos al pegadizo y atemorizante jingle publicitario de Silver Shamrock), y en ciertos detalles de la historia, como su fascinación por los montículos del Stonehenge inglés, que tendrán un papel crucial y que también inspiraron La Niebla.

2 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

A mí esta película me mató. La vi en plena fiebre Halloweeniana, cuando me había dado fuerte con Michael Myers, y cuando descubrí que el famoso asesino no aparecía en toda la película me cagué en todo lo cagable, además de no verle sentido a su ausencia en una película de la saga Halloween.
Años después supe el por qué de su ausencia, revisé la película y supe valorarla como es debido.
No es una obra maestra, pero resulta un film de terror más que digno.

Por cierto, muy buen blog! Si te apetece pasarte por el mío las puertas están abiertas de par en par! Un saludo! :)

http://motivosparalevantarse.blogspot.com.es/

Vertov dijo...

Gracias, Dr. Gonzo por tu comentario. Yo iba prevenido cuando vi Halloween 3, así que no tuve reservas hacia su argumento SIN Myers.

Desde luego no es un filme perfecto como ya señalo en la crítica, pero tiene la facultad de entretener e inquietar, con un par de escenas magistrales dentro de un conjunto, para qué negarlo... algo irregular.

Me acabo de pasar por tu blog, pero he visto que la última película que has criticado es Expediente Warren y ¡Ay! ¡Mañana la veo y quiero ir al cine sabiendo lo menos posible!

En cuanto la vea te escribo un comentario y leo más detenidametne tu blog ¡Un abrazo!